81% de los inversores minoristas pierden dinero cuando operan con CFDs con este proveedor. Los CFDs son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. 81% de inversores minoristas pierden dinero cuando operan con CFDs en este proveedor. Debe considerar si comprende cómo funcionan los CFDs y si puede permitirse correr el alto riesgo de perder su dinero.
Regulador CySEC fca

Tasa Tobin ¿cómo te afecta? | Claves para entenderla

Marzo 04, 2020 13:43 Europe/Madrid

Seguro que en los últimos años te has encontrado en varias ocasiones alguna noticia en la que se hablaba de la Tasa Tobin pero, ¿sabes qué es y qué consecuencias puede tener sobre algunos productos de inversión? ¿Sabes cómo puede afectar a tu fondo de inversión o tu fondo de pensiones? En este artículo te contaremos:

  • Tasa Tobin definición
  • Origen de la tasa Tobin
  • El impuesto Tobin en el mundo
  • Tasa Tobin en España
  • Cómo afecta la Tasa Tobin a tus ahorros
  • Alternativas de trading - Los CFD

Tasa Tobin

Tasa Tobin Definición

Cuando hablamos de la tasa Tobin nos referimos a un impuesto que grava algunas transacciones financieras con el objetivo de evitar movimientos especulativos que desvirtúen el precio de determinados activos. En teoría la tasa Tobin se dirige a los servicios de intermediación financiera e instituciones financieras en general pero siempre cabe la posibilidad de que se traslade al cliente final.

Los principales detractores de esta tasa consideran que el impuesto presenta varias desventajas:

  • ¿Cómo podemos diferenciar los movimientos especulativos de los que no lo son? No es fácil detectarlos.
  • No tendrá el efecto deseado si no se aplica en todos los países de una manera uniforme. Al menos no tendrá el efecto que pretendía en su origen.
  • Resta rentabilidad a algunos productos de inversión tradicionales como los fondos de pensiones.

Para entender mejor este concepto veamos cómo surgió, el por qué y sus variaciones en la actualidad.

Tasa Tobin - Origen

La tasa Tobin debe su nombre al Premio Nobel de Economía James Tobin. Su origen se remonta a principios de la década de los 70, poco después de la ruptura de los acuerdos de Bretton Woods y el final del reinado de dólar estadounidense como moneda de referencia internacional. La desaparición de este sistema supuso un aumento de la especulación en las transacciones de divisas y, en consecuencia, de los costes. Fue entonces cuando Tobin lanzó la idea de crear un impuesto para las transacciones de divisas que ayudara a minimizar la volatilidad en el tipo de cambio y los movimientos especulativos.

La idea original de Tobin era establecer un tipo impositivo global del 0.5 % sobre cada transacción en la que se produjera intercambio de divisas, siendo el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco Mundial (BM) el encargado de recaudarlo

El impuesto, tal y como fue concebido, no se llegó a implementar y permaneció unos años en el olvido, aunque algún país sí estableció una tasa similar en su territorio de manera aislada, como por ejemplo Suecia, un caso que veremos más adelante.

El nacimiento de la ATTAC

Cuando estalló la crisis de los años 90, los movimientos antiglobalización y muchas ONG rescataron la idea original y convirtieron esta tasa -renombrada como Tasa Robin Hood- en una de sus principales reivindicaciones ya que lo entendieron como un medio de obtener ingresos para luchar contra la pobreza mundial. No obstante, el propio Tobin, poco antes de su fallecimiento en 2002, se desmarcó de esta tesis proclamándose como un férreo defensor del libre comercio.

Al calor de estas movilizaciones, a finales de los años 90 se creó la Asociación por la Tasación de las Transacciones y por la Ayuda a los Ciudadanos (ATTAC) de la mano de Ignacio Ramonet, en aquel momento editor de Le Monde Diplomatique, que defendió, entre otras ideas, el establecimiento de la tasa Tobin como "un impuesto mundial por la solidaridad".

Una década después, la crisis financiera volvió a poner en el centro del debate la imposición de una tasa que repercutiera en las entidades financieras el coste de la crisis, sobre todo teniendo en cuenta que muchas de ellas fueron rescatadas con dinero público. El Fondo Monetario Internacional (FMI) llegó incluso a elaborar un informe al respecto, rebautizando la tasa como Impuesto sobre las Transacciones Financieras (ITF) y ampliando su aplicación a compraventa de acciones y de otros instrumentos financieros. La conclusión del informe fue que este impuesto no era conveniente por dos motivos principales:

  • Las entidades podrían trasladar el coste a los consumidores
  • Si no se aplica de manera global, podría generar una deslocalización y mecanismos para intentar evadir el pago del impuesto.

En el año 2011 la Comisión Europea propuso a los 27 países la implantación de un ITF a nivel comunitario, sin embargo, la iniciativa fue rechazada. Unos años después Bruselas volvió a presentar una propuesta de tasa Tobin que se aplicara solo en 10 países: Alemania, Francia, España, Portugal, Italia, Grecia, Bélgica, Austria, Eslovenia y Eslovaquia. En este caso se trataba de imponer una tasa de entre el 0.1 % y el 0.25 % a la compra venta de derivados y de acciones de empresas con una capitalización superior a los 1 000 millones de euros.

La aplicación de esta medida, sin embargo, sigue sin encontrar el consenso total de los países implicados y por eso no se ha ha puesto en marcha de manera unitaria todavía. Entre los puntos de fricción estaría la aplicación del impuesto a los productos derivados.

Los países que aplican esta tasa de manera unilateral son: Bélgica, Irlanda, Reino Unido, Francia, Grecia e Italia.

Webinarios gratuitos

Tasa Tobin - Países con ITF

El caso de Suecia

En el año 1983, Suecia, con Olfo Palme en la Presidencia, aprobó un impuesto a las transacciones financieras del 0.5 % que se aplicó a la compraventa de los activos de capital. La recaudación, sin embargo, no alcanzó las cifras esperadas pese a que se aumentó la tasa, mientras que los volúmenes de negociación se desplomaron más del 98 %. La medida provocó la huida de los inversores y de las mayores empresas suecas hacia Londres y Oslo. En 1990 se eliminó la tasa para los activos de renta fija y un año después se descartó definitivamente.

La tasa Spahn

En 1995, el economista Paul Bernd Spahn propuso combinar la tasa Tobin con otro tipo impositivo. La idea era gravar con una tasa mínima las transacciones de divisas cuando la situación económica es normal e imponer otra de entre el 10 % y el 50 % cuando se produjera una recesión financiera y se disparara la volatilidad. En 2004, Bélgica pone en marcha esta propuesta con una tasa en un contexto normal del 0.1 % en el intercambio de divisas. Sin embargo, supeditó su puesta en marcha a la introducción de este impuesto o uno similar en todos los países de la eurozona.

La tasa Tobin de Reino Unido

En Reino Unido existe un impuesto a la compra de acciones desde principios del siglo XIX, mucho antes de que James Tobin planteara la posibilidad de crear un impuesto global sobre las transacciones financieras. Denominado Stamp Duty Reserve Tax (SDRT) o impuesto del sello, gravó hasta 1986 este tipo de operaciones con entre el 2 % y el 1 % del valor del intercambio, posteriormente se rebajó hasta el 0.5 %. El efecto colateral de este impuesto fue la proliferación de productos derivados, como los CFD, exentos de la tasa.

El modelo de Francia

Francia, bajo la Presidencia de Nicolas Sarkozy, puso en marcha en 2012 un impuesto que en su origen gravaba con el 0.2 % -y a partir de 2017 con un 0.3 %- la compra de títulos de empresas cotizadas de la bolsa gala con una capitalización bursátil de mil millones de euros. También grava con un 0,01% algunos derivados (Credit Default Swap) sobre bonos de países de la UE y las llamadas operaciones de alta frecuencia automatizadas en determinadas condiciones. La recaudación, en este caso, se destina una parte a las cuentas públicas francesas y otra parte a ayuda a países en desarrollo. Esta tasa también generó una disminución en los volúmenes de contratación de la bolsa francesa y repercutió en el coste de los consumidores, según constató el Tribunal de Cuentas francés. Francia dejó también fuera de este impuesto a los productos derivados.

El caso italiano

En 2013 Italia comenzó a gravar con el 0.2 % la compra de acciones de empresas con capitalización superior a 500 millones de euros así como algunos productos derivados cuyos subyacentes sean índices o acciones italianas. Tanto en el caso francés como en el italiano, la recaudación fue inferior a la estimada.

Tasa Tobin España

A principios de 2020, el Gobierno de coalición en España aprobó un proyecto de ley basado en la tasa Tobin francesa que contempla un gravamen del 0.2 % a la compra de acciones de cotizadas españolas con una capitalización bursátil superior a los mil millones de euros. El Ejecutivo publicará cada año antes del 31 de diciembre la relación de empresas que deben pagar el impuesto.

La normativa, que debe superar el trámite parlamentario para que pueda ser aplicada, establece que el impuesto debe ser abonado por brokers e intermediarios financieros, aunque siempre cabe la posibilidad de que éstos repercutan el coste en el cliente final. Por otro lado, el proyecto de ley deja fuera del gravamen a las ampliaciones de capital y las salidas a bolsa.

Cómo afecta la Tasa Tobin a tus ahorros

Si inviertes en acciones de manera directa, es muy probable que este impuesto afecte al rendimiento de tu capital. La medida -que todavía debe ser aprobada por el Parlamento y por tanto puede ser objeto de modificaciones durante este trámite, gravará la adquisición de acciones de sociedades españolas "con independencia del lugar donde se efectúe la adquisición y cualquiera que sea la residencia o el lugar de establecimiento de las personas o entidades que intervengan en la operación".

El proyecto de ley del Gobierno español establece que sean los intermediarios financieros los que paguen esta tasa, sin embargo, es muy posible que éstos trasladen el coste al consumidor final, que en muchos casos es un pequeño ahorrador minorista. Cada vez que éste compre un título bursátil, se le restará un 0.2 %.

Tasa Tobin

Esta tasa se sumaría a las que ya pagan los inversores de acciones, por ejemplo, las comisiones de compraventa, las de mantenimiento o las aplicadas al cobro de dividendos. Inverco (Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones) considera que si esta tasa no se aplica de manera consensuada en toda la Unión Europea, restará atractivo a las acciones española.

Si invertimos en un fondo de inversión de renta variable, esta tasa también nos afectará. Inverco calcula que el impuesto reducirá en alrededor de un 7.4 % la rentabilidad de los fondos en los próximos 25 años. No obstante, también estima que habrá un trasvase desde la inversión directa en acciones hacia la inversión en fondos, ya que los costes serán menores después de la implementación de la tasa Tobin.

De la misma manera, la tasa Tobin reducirá el rendimiento de los planes de pensiones, según Inverco, en un 5.6 % en 25 años.

Críticas del sector afectado

La tasa Tobin, tal y como la ha aprobado el Gobierno, no gusta, como es lógico, a las entidades más afectadas, en particular a Bolsas y Mercados Españoles (BME), empresa que gestiona las bolsas españolas. La compañía cree que la tasa Tobin en España afectará, como ha pasado en los países que la aplican, a los volúmenes de negociación que ya registran una caída continuada durante los últimos tres años como se puede apreciar en el siguiente gráfico.

Tasa Tobin

Fuente datos: Bolsas y Mercados Españoles (BME). Volumen efectivo de adquisición de acciones en bolsa española. Gráfico de elaboración propia. Ten en cuenta que rentabilidades pasadas no garantizan rendimientos futuros.

BME ha sido recientemente objeto de una Oferta Pública de Adquisición (OPA) por parte de Six, el operador bursátil suizo, una operación que está pendiente de la autorización de las instituciones oficiales españolas. Recientemente, el consejero delegado de Six, Jos Dijsselhof, señaló que no cree "que el impuesto sea buena idea, porque no creo que al final lo pague la gente adecuada" pero remarcó que "no tendrá impacto en el valor de la oferta" sobre BME.

Por su parte, el regulador bursátil español, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), considera que este impuesto solo tiene sentido si se aplica de manera consensuada con el resto de países europeos ya que puede afectar a la competitividad del mercado.

Alternativas de trading sin tasa Tobin - Los CFD

En vista de la previsible entrada en vigor de la tasa Tobin, te presentamos algunas alternativas para evitar el coste de este nuevo impuesto. Estas son algunas opciones:

  • Si inviertes directamente en acciones con una capitalización inferior a mil millones de euros no tendrías que pagar la tasa. Actualmente, la única compañía del IBEX35 con una capitalización inferior a los mil millones de euros es Ence que, a diciembre de 2019, tenía una capitalización de algo más de 903 millones de euros según datos de BME. La mayoría de compañías con un valor bursátil menor cotizan en el IBEX Small Cap, aunque la inversión en ellas requiere de una buena gestión de riesgos ya que suelen registrar una elevada volatilidad.
  • Si inviertes en Forex, una ventaja podría ser ahorrarte algunas comisiones de custodia.
  • Los productos derivados no están gravados por la tasa Tobin según el documento aprobado por el Gobierno español. Hablamos de:
  • Futuros
  • Opciones
  • Warrants
  • Certificados
  • Compra-venta de opciones
  • CFD

Los productos derivados son instrumentos financieros cuyo valor deriva de la evolución de precios de un activo subyacente, que puede ser una acción, un índice bursátil, un par de divisas, materias primas, etc. La CNMV considera que estos productos son de riesgo elevado, principalmente porque están sujetos al efecto apalancamiento. Una buena formación en trading y una gestión de riesgos adecuada pueden hacer de los derivados una opción a tener en cuenta si queremos obtener rendimiento de nuestros ahorros.

Veamos cómo hacer trading, por ejemplo, con CFD o contratos por diferencia. El trading con CFD, que estará exento de la tasa Tobin, consiste en un contrato entre un comprador (inversor) y un vendedor (bróker) en el que el primero establece que el precio subirá o bajará. Si la tendencia elegida se cumple, ganará la diferencia al cierre del contrato; si no se cumple, perderá esa diferencia. Esto significa que los CFD sirven tanto para escenarios alcistas como bajistas.

Con Admiral Markets puedes operar con los siguientes CFD:


Mercado Forex (Divisas)

  • 5 pares principales como el euro dólar
  • 23 pares menores como AUDJPY
  • 19 pares exóticos como el NZDSGD


CFDs sobre materias primas


  • 6 CFDs sobre metales, como el CFD sobre el Oro
  • 3 CFDs sobre energías como el CFD sobre el WTI
  • 7 CFDs sobre productos agrícolas como el CFD sobre café Arábica
  • 10 CFDs sobre futuros de materias primas


CFDs sobre índices


  • 19 índices bursátiles como el CFD sobre el DAX30
  • 21 índices de futuros como el índice del dólar estadounidense.



CFDs sobre acciones


  • 48 acciones españolas como el CFD sobre Bankia
  • 98 acciones francesas como el CFD sobre BNP Paribas SA
  • 144 acciones alemanas como el CFD sobre BMW
  • 1406 acciones estadounidenses en la Bolsa de Nueva York (NYSE), como el CFD sobre American Express
  • 938 acciones estadounidenses en NASDAQ, como el CFD sobre Apple
  • Y muchos más a nivel internacional ...


CFDs sobre ETFs


  • 54 ETFs de Nasdaq
  • Y muchos más...


CFDs sobre criptomonedas


  • 22 pares de criptomonedas con divisas
  • 10 cruces de criptomonedas

CFD sobre bonos

  • El Bund (bono alemán a 10 años)

Si quieres comenzar a operar con Admiral Markets tan solo tienes que pinchar en el banner a continuación y elegir el tipo de cuenta que mejor se adapta a tus objetivos y necesidades:

Cuenta real

Otros artículos que también pueden interesarte:

Sobre Admiral Markets

Somos un bróker con presencia global y regulado por las máximas autoridades financieras. Brindamos acceso a las plataformas más innovadoras de Trading. Operamos con CFDs, acciones y ETFs.

¡Buen Trading!

Admiral Markets

Este material no contiene y no debe interpretarse como que contiene consejos de inversión, recomendaciones de inversión, una oferta o solicitud de cualquier transacción en instrumentos financieros. Tenga en cuenta que dicho análisis comercial no es un indicador confiable para ningún desempeño actual o futuro, ya que las circunstancias pueden cambiar con el tiempo. Antes de tomar cualquier decisión de inversión, debe buscar el asesoramiento de asesores financieros independientes para asegurarse de que comprende los riesgos.

Admiral Markets Group consta de las siguientes empresas:
Admiral Markets Pty Ltd
Regulada por la Australian Securities and Investments Commission (ASIC)
Página web disponible sólo en inglés
CONTINUAR
Admiral Markets Cyprus Ltd
Regulada por la Cyprus Securities and Exchange Commission (CySEC)
CONTINUAR
Admiral Markets UK Ltd
Regulada por la Financial Conduct Authority (FCA)
CONTINUAR
Nota: si cierras esta ventana sin elegir una empresa, te comprometes a continuar según la regulación del FCA del Reino Unido.
Nota: si cierras esta ventana sin elegir una empresa, te comprometes a continuar según la regulación del FCA del Reino Unido.