Wall Street ¿Próximo a vestirse de rojo?

Junio 07, 2021 15:30

El escenario alcista que presentan las acciones del mundo y en particular Estados Unidos es indudable; la secuencia de máximos y mínimos crecientes producida por la increíble inyección monetaria realizada por la FED durante los últimos 15 meses deja atrás a cualquier proceso de flexibilización monetaria conocida en la era moderna. En una reciente publicación de Morgan Stanley (MS), quien sigue con una perspectiva en general alcista, comienza a evidenciar la real posibilidad de una pausa en los mercados debido a controversiales señales que se entregan durante el fin del 1er trimestre y el inicio del 2do. Se dice siempre que es mejor viajar que llegar, pero en esta ocasión los mercados, como es habitual, podrían comenzar a descontar un escenario muy distinto al actual antes que se vuelva obvio. Es en este momento en el que se requiere de un reinicio o evidencia de que las expectativas más altas no solo son alcanzables, sino mejorables.

Los fundamentos parecen justificar el periodo en el que los movimientos extraordinarios en las acciones se volvieron una realidad durante el último año, considerando la famosa recuperación en “V” del pasado año se vuelve en el consenso y la justificación necesaria para el crecimiento en la renta variable. No obstante, las expectativas podrían volverse falsas en un entorno en el que las ganancias del primer trimestre, las estimaciones de BPA (beneficio por acción) para 2022 se vuelven tendenciosamente negativas o menos favorables con respecto a los reportes de 2021, ya que la euforia alcanzada y la sorpresa sobre las ganancias pasadas señalan una tasa de ritmo tan grande durante los últimos 4 trimestres que pueden quedar cortos para los trimestres venideros. Las ganancias durante el último periodo se han justificado con un apalancamiento operativo superior que permita salir de esta recesión teniendo como consecuencia un rendimiento por sobre un 20% en algunos casos.

A comienzos de la pandemia cuando la economía colapso debido al bloqueo o medidas de restricción, las estimaciones de ganancias se recortaron de la noche a la mañana, lo que a ojo de algunos participantes del mercado había sido excesivo y las empresas seguramente experimentarían un apalancamiento operativo récord durante la recuperación debido al subsidio gubernamental sin precedentes para los desempleados, lo que ocasiono un salto en las expectativas de ganancias corporativas y permitirían revisar una “falsa” recuperación tras las primeras ayudas, por lo que cualquier contracción significaría una vulnerabilidad natural ante un escenario menos robusto para los flujos de cada una de las empresas en Estados Unidos.

La gran pregunta ¿Será una desaceleración tan severa como para que el mercado se preocupe? Los márgenes son los que comienzan a preocupar a Wall Street. Una mayor limitación de oferta versus mayores costos de insumos, mientras que los impuestos corporativos podrían aumentar para el siguiente año considerando a todas aquellas empresas que tengan un margen de ganancia por sobre un 10%, sin olvidar que Amazon, una de las mejores empresas durante los últimos 5 años tiene un margen de 6.3%, lo que disminuye la probabilidad de revisar aumentos sustanciales en corporaciones del SP500, por lo que el status quo debiese a tender a mantenerse más del tiempo señalado y significar un aumento en los precios a fin de cuentas. Las previsiones en torno a los consensos están aumentando en lo que parece ser una suposición de márgenes poco realistas teniendo en cuenta las crecientes presiones de costos al día de hoy.

La visión comienza a volverse negativa para los estímulos implementados por la FED, los que parecen haber alcanzado su máximo durante el 1er trimestre junto a la ayuda fiscal. Evidencia de esto ha sido la fuerte caída en los ingresos personales que sugieren que las preocupaciones pueden llegar a estar justificadas proyectando que la debilidad prontamente podría recaer sobre el gasto personal.

No tan solo los argumentos fundamentales son válidos en esta revisión; las FAANG, que han tenido un rango de movimiento escaso durante este 2021, se mantienen bajo los niveles alcanzados en abril posterior al rendimiento mostrado tras el reporte del 1er trimestre.
La alerta se centra en la pregunta natural que se deben hacer los inversionistas al día de hoy. ¿Es posible que las valoraciones continúen cayendo? ó ¿Las futuras previsiones de ganancias pueden compensar este escenario de menor dinamismo? La mayoría piensa que las valoraciones son justas en los niveles actuales, no obstante, el proceso de desvalorización y rotación de carteras no ha terminado, lo que considera una probabilidad de un 75% en su disminución o una caída del 15% sobre su P/E.

La revisión en los ingresos no logrará compensar la desvalorización que sufren las acciones dejando al mercado vulnerable ante contracciones o correcciones que puedan alcanzar un 15 o 10% de recorrido en los próximos 6 meses. ¿Qué deben hacer los inversionistas? Buscar papeles en donde las ganancias se estime una menor amplitud teniendo en cuenta sectores cíclicos y de consumo básico, mientras que evitar papeles en donde el ERB sea extremo como el sector industrial debe ser la tónica.

Un último punto es señalar que los costos más altos están afectando el comportamiento de los consumidores, lo que sugiere entonces que el consenso que apunta a una inflación transitoria podría ser débil en un escenario en el que la reapertura económica parece no ser la esperada. Se deberá asumir que las expectativas son falsas y volver a integrarlas en un panorama con mayor presión en los precios de las materias primas, las que suben un 20% sin signos de desaceleración, mientras que la escasez de material y suministro de piezas parecen ser uno de los impedimentos para aumentar los ingresos, sumando a esto la dificultad de tener una fuerza laboral que cumpla con la supuesta demanda del mercado pudiendo ser uno de los más grandes obstáculos de la economía americana en su proceso de reapertura. Los precios de proveedores aumentan entre un 4 y 30% durante los últimos 5 meses, por lo que las condiciones en la cadena de suministro no desaparecerán pronto, sino que podría persistir de cara al año 2022.
El consumidor ya descuenta una mayor inflación, lo que se puede reflejar en el comportamiento de la bolsa, pudiendo llegar a afectar seriamente las nuevas presiones del mercado por considerar alzas en la tasa de referencia FED y perjudicar aún más un crecimiento que parece aparentar una realidad totalmente falsa.

 

 

¿Qué esperas para realizar tu siguiente inversión?

Avatar-Admirals
Admirals
Una solución todo en uno para gastar, invertir y administrar tu dinero

Más que un broker, Admirals Markets es un centro financiero, que ofrece una amplia gama de productos y servicios financieros. Hacemos posible abordar las finanzas personales a través de una solución integral para invertir, gastar y administrar el dinero.